domingo, 12 de noviembre de 2017

Pienso... Y mucho después existo

CayendoCada día desde que despierto lo primero que hago es pensar, pensar, pensar e imaginar a más no poder. Toda mi vida ha sido así, desde pequeña he sido muy imaginativa, me la vivo en las nubes y muy pocas veces fijo mi atención en lo que hago.

Y no sé si es cosa mía, o si es porque soy cáncer 🐞o incluso por la posición de la luna (ja) pero en verdad me cuesta mucho anclarme al presente. Anteriormente no le veía el problema, pero últimamente he sentido como que pensar/imaginar me está consumiendo.

Me enfoco mucho en el pasado, y aún más en el futuro, pero ¿qué hay de lo que pasa justo ahora? Y es que después de cierto tiempo, es duro. Nunca he sido afín al sentimiento de arrepentimiento, pero sí que siento nostalgia al darme cuenta de que pude hacer las cosas de otra manera, que pude apreciar más a las personas que debí apreciar un poco más, si tan sólo hubiese estado ahí, en cuerpo y mente.

Y de cierta manera, todo lo anterior ha repercutido mucho en mí durante las últimas semanas, de tal forma que las he percibido como "densas", y que han hecho que lo único que quiera hacer por las tardes sea procrastinar hasta más no poder. Naturalmente, esto no me está conduciendo a ningún lado, o por decirlo de alguna manera no está aportando nada a mi vida.

A este punto, si es que continúas leyendo, tal vez pienses "Vaya, que chica tan más rara" y sí, en definitiva creo que lo soy, pero tal vez, sólo tal vez hay alguien más por ahí con el mismo problema, tal vez incluso ya lo superó, o tal vez al leerme, se de cuenta por primera vez que la pasa exactamente lo mismo.

En fin, esta noche sólo quiero compartir esto que necesitaba salir de mí, y si alguien tiene un remedio para esto que me está carcomiendo se lo agradeceré con el alma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te vayas sin decirme lo que piensas!